Humboldt 7, 60 años de una masacre que enlutó a Cuba

El 20 de abril de 1967, cuerpos represivos del dictador Fulgencio Batista asesinaron brutalmente a cuatro jóvenes revolucionarios sobrevivientes del asalto al Palacio Presidencial y la emisora Radio Reloj, en el edificio ubicado en la calle Humboldt de la capitalina barriada de El Vedado .
La Policía irrumpió en el inmueble y dio caza a Fructuoso Rodríguez, Juan Pedro Carbó, José Machado (Machadito) y Joe Westbrook, tras la delación del ex compañero de lucha Marcos Rodríguez, cuya implicación fue descubierta cinco años después de los sucesos.
Aquel sábado siniestro de Semana Santa, las hordas del teniente coronel Esteban Ventura, conocido como el Sicario de traje blanco, los acribillaron a balazos sin miramientos, con la intención de cerrar ese capítulo de la lucha revolucionaria que tuvo como antecedentes las acciones del 13 de marzo de 1957 y a su vez, mediante el terror, intentar apagar las ansias de libertad del pueblo de Cuba.
De acuerdo con historiadores, los mártires de Humboldt 7 siguieron el ejemplo extraordinario del líder estudiantil José Antonio Echeverría, asesinado tras el asalto a Palacio Presidencial, y fueron fieles cumplidores de la unidad entre los diferentes movimientos en el combate contra el dictador Fulgencio Batista.
Admirados y reconocidos por su arrojo y valentía, esos cuatro jóvenes estaban probados en numerosas acciones contra Batista como integrantes del Directorio Revolucionario, una organización de carácter insurreccional cuyo secretario general fue José Antonio Echeverría hasta su muerte.
Además, fallecieron decididos a continuar el combate en la capital de la República, tal como se había consignado en la Carta de México firmada el 31 de agosto de 1956 por José Antonio, en representación del Directorio Revolucionario y Fidel Castro, por el Movimiento 26 de julio.
rca/lrd/ba